RESPUESTA SINDICAL AL ACOSO LABORAL: PREVENCIÓN DE TRASTORNOS PSICOLÓGICOS Y DE CONSECUENCIAS EXTREMAS (muertes y suicidios)

El acoso laboral mata. Es la causa de innumerables trastornos psicológicos, pero puede frenarse desde el inicio, desde que el obrero empieza a sentirse acosado, aislado, desde que ve amenazada su seguridad, su estabilidad.

La ley de Prevención de Riesgos Laborales reconoce la existencia de “daños psicosociales” causados por el trabajo en los trabajadores, pero no la contempla como algo a prevenir, a impedir. Carga sobre la persona, de alguna manera la está llamando “débil”, la describe como incapaz de trabajar bajo presión. Todo el proceso explicado enDAÑOS PSICOLÓGICOS, MUERTES Y SUICIDIOS CONSECUENCIA DE: ACOSO LABORAL, “¿ACCIDENTES?” Y DESPIDOS” continúa avanzando. La solidaridad y la intervención sindical se convierten en la única respuesta preventiva.

1º-: Comunicación: El trabajador expone los hechos ante sus compañeros que le escuchan atentamente, sacan conclusiones y planean acciones directas e inmediatas, individuales o en grupo.

El simple hecho de ser escuchado, comprendido y saberse en lo cierto, aclara todas las sospechas del acosado sobre la veracidad de estas sospechas, “no es una interpretación suya, ni un miedo exclusivo, los hechos compartidos confirman que está siendo víctima de un acoso laboral”.

2º- Autoestima: Los trastornos psicológicos empiezan con una pérdida de la autoestima, la persona acosada se siente peor que los demás, incapaz de hacer frente a su trabajo, se llega a convencer de que está siendo marginado, despojado de sus funciones por su incapacidad y sus carencias. Entonces le invade el miedo a ser una persona no válida, a ser despedido, a no poder hacer frente a la presión que se está ejerciendo sobre él. La solidaridad y la ayuda psicológica le hacen entender la realidad: no se trata de un problema suyo, sino de una estrategia de la empresa para incrementar sus beneficios a costa del trabajador. Su autoestima se ve reforzada y se le informan sus derechos. Lo más importante: se le acompaña en el camino a la lucha contra el acoso.

3º- Acción directa e inmediata: Enfrentarse con la realidad, preparar una entrevista con los responsables de la empresa, entrenar un discurso estructurado en el que sea el trabajador el que expone sus puntos fuertes, sus funciones, los trabajos que viene realizando con eficacia y pregunte por qué motivo ahora se le está cuestionando, relegando, castigando.

4º- Solidaridad: En el caso de que los responsables se nieguen a recibirlo, a negociar, a explicar y continúe el acoso sin ninguna medida de cambio, la solidaridad de los compañeros en el conflicto se hace imprescindible. Si no hay diálogo, habrá conflicto.

5º- Asesoramiento jurídico: Si la empresa desea deshacerse del trabajador para incrementar sus beneficios (contratar a varios trabajadores por el mismo salario que venía pagando al compañero), lo mejor es evitar las secuelas psicológicas de un acoso largo y tortuoso. Obtener las mejores condiciones en el despido, requiere de todo lo anterior: asesoramiento jurídico experto en derecho laboral, asesoramiento psicológico para mantener la fortaleza del trabajador ante las mentiras, calumnias, etc. que pueda argumentar la empresa, muchas veces con la complicidad de quienes trabajaban al lado del acosado (ahora despedido).

El objetivo del acoso suele ser la renuncia del trabajador, la resignación, el hartazgo, la pérdida de derechos, la obtención de un despido procedente que le saldrá muy barato a la empresa. El objetivo del sindicato es que el trabajador obtenga las mejores condiciones: una indemnización adecuada y merecida y el tiempo que le corresponda de prestación por desempleo.